Blog personal de una ciudadana (no súbdita), mujer (no sumisa), madre (no sirviente), docente (no maga). De lo que diga aquí me responsabilizo yo, de tus sentimientos te responsabilizas tú.

Este domingo a muchos españoles se nos atragantó la comida por la triste noticia que recibimos. Aparecía el cuerpo sin vida del pequeño Gabr...

El día en que otro asesinato hizo saltar el odio

Este domingo a muchos españoles se nos atragantó la comida por la triste noticia que recibimos. Aparecía el cuerpo sin vida del pequeño Gabriel, y a pesar de que todos sabíamos que la pobre criatura tenía pocas posibilidades de estar viva, se nos partió el corazón.

Se nos partió el corazón a todos, a los que somos padres/madres, a los que no, a los niños/as, a los mayores... y cómo cada vez que sucede un drama de este tipo, surgió el invitado que menos necesitamos ver: el odio. 


Viñeta de Saldaña.


Claro que es legítimo empatizar, claro que casi todos pensamos "eso me pasa a mí y me la cargo", claro, el asesinato de una criatura es de los peores crímenes que podemos imaginar. Porque es sumamente violento, desigual, injusto. Todos sentimos ese fuego interno, muchos sentimos rabia y odio, pero una cosa es sentirlo, otra muy diferente es difundirlo. O peor todavía, pensar que ese odio, es la solución. 

No hay solución, no hay nada que se pueda hacer para que ese pequeño vuelva a celebrar un cumpleaños, vuelva a esperar a los reyes magos o resople para hacer los deberes. Es imposible, su muerte es definitiva. No volverá. Ni reuniendo todo el odio del mundo, si gritando toda la rabia, ni firmando todos los puñeteros change.org. NO VOLVERÁ.

No hay solución para él, pero hay que luchar para que no se reproduzca un crimen como ese. Hay que juzgar a su(s) asesina/os, de manera conduntente, por supuesto, pero no hay que hacer justicia en caliente, porque si no, es venganza. Hay que entender qué pasó, hay que poner medios de prevención, hay que educar, hay que poner todo en obra para que no existan personas con vidas de mierda en ambientes de mierda

La mamá de esa criatura tiene más dignidad que la mitad de mis contactos. Ella misma está pidiendo que no se difunda odio, que no se tuitee rabia, que no gane el horror. Así que ten un poco más de valor, y
- deja de firmar mierdas pidiendo otras mierdas que no solucionan el problema. ¿De verdad quieres que la justicia en tu país la lleven peticiones de Change.org?
- deja de insultar y aprovechar para escupir tu racismo o tu misoginia.
- deja de contar todas las torturas que juras que aplicarías de tu propia mano.
- deja de gritar que un crimen justifica otro crimen.
- deja de transformarte en un ser odioso.
- deja de apelar al linchamiento.
- deja de comportarte como si estuviéramos en el siglo XV,
por favor.
Porque sino, gana ella.

Respeta de verdad el dolor de esa familia y no eches más mierda de la que ya tienen de por vida.

Joder.








0 comentarios: